Nacionales

El mar que no miramos

Si Buenos Aires, como suele decirse cuando se la compara con Montevideo, es una ciudad que ha crecido dándole la espalda al Río de la Plata, bien podría decirse que la Argentina como sociedad es un colectivo que ignora su litoral marítimo.

En la semana que comenzó a conmemorarse la transitoria recuperación de las Islas Malvinas y el inevitable inicio de la guerra con Gran Bretaña, en esas fotos de aquel rincón austral rodeado del vasto océano, vuelve a asaltarme la misma sensación de siempre: qué poco miramos al mar, cuánto desconocemos sus riquezas.

Si Buenos Aires, como suele decirse cuando se la compara con Montevideo, es una ciudad que ha crecido dándole la espalda al Río de la Plata, bien podría decirse que la Argentina como sociedad es un colectivo que ignora su litoral marítimo.

Para muchos, el mar es apenas una alternativa turística de verano. El argentino medio se nutre con una dieta compuesta mayoritariamente por productos del sector agropecuario, frescos y procesados. Con esfuerzo y como muestra de cierta concientización, le dedican un día a la semana al pescado como plato principal.

En esta Argentina de números en rojo, subida a la vorágine de la cotización del dólar, el nivel de la tasa y la constante suba de precios, no hay tiempo para leer entre líneas. Pero los datos están ahí, al alcance de la mano. Y los de la pesca no dejan de sorprendernos.

En un 2018 donde el PBI se retrajo 2,5% y hubo caídas significativas en agricultura y ganadería (-15,1%); Industria (-4,8%); Fabricación de maquinaria y equipo (-19,7%); fabricación de productos de caucho y plástico (-10,3%); Comercio (-4,5%) y Transporte (-2,4%), entre otros, la pesca experimentó un crecimiento del 5,4%.

¿Qué hay detrás de esta actividad a la que todos le damos la espalda? Por lo pronto, un trabajo de marcado sesgo exportador que genera divisas, pero también despierta polémicas. El mar argentino tiene una superficie de 1.400.000 kilómetros cuadrados, y en él prima hoy la captura del langostino. Tanto es así que este crustáceo representa el 60% de las ventas al exterior en materia de pesca. Principal destino: España.

Según datos de la Subsecretaría de Pesca de la Nación, en 2018 se desembarcaron 244.057 toneladas de langostino, lo que representa un incremento del 31,6% en términos interanuales. La tonelada cotiza a 7.084 el precio promedio, pero puede escalar hasta u$s 10.000. Es aquí, en el precio, donde el recurso desplaza a los demás y termina por forzar situaciones no siempre positivas en términos económicos y sociales.

Lo cierto es que a partir del precio internacional fue que cambió el mapa pesquero argentino. El langostino, considerado el Messi del sector pesquero, ha desplazado por mucho a la merluza, una especie que podríamos considerar como tradicional en la mesa argentina.
La situación obligó también a que las autoridades implementaran estrategias de explotación. El Gobierno decidió hace unos años prohibir la pesca en el Golfo San Jorge, el criadero natural de la Argentina, y eso hizo que el crustáceo se multiplicara y expandiera por el resto del litoral atlántico, ganando mayor peso y volumen.

El impacto económico tiene doble faz. Para los puertos de la Patagonia fue un verdadero soplo de aire fresco. Allí se instalaron las empresas internacionales, se generó empleo directo en la contratación de personal de tierra y mar, e indirecto a partir de la construcción de embarcaciones de mayor calado, hotelería y transporte.

El lado B de esta historia lo sufren puertos como el de Mar del Plata, que no trabaja con pesca congelada. Los famosos “fresqueros”, que bajan la carga y la procesan en tierra, principalmente de merluza, han visto menguar la actividad de manera considerable. Aquí manda el precio y el mercado. Y lo que antes era negocio, ahora ya no lo es.
En cuatro años el puerto marplatense recibió 100 mil toneladas menos de pescado. Perdió una cuarta parte de su volumen. Eso se siente en las plantas procesadoras de tierras. Se esfumaron 600 puestos de trabajo, entre fileteros, estibadores y camaristas.

“La disminución y el fracaso en la pesca de otras especies como la anchoa y la caballa se produce porque nadie las va a buscar. El langostino es la estrella de la pesca nacional. Son aproximadamente 240.000 las toneladas de langostino que se declaran, aunque mucho se tira al agua antes del desembarque”, comenta un especialista, nacido y criado en Mar del Plata.
Lo que ha generado el langostino es un mayor volumen de exportación a partir de los mejores precios internacionales. Dicen en la subsecretaría de Pesca que igualmente no se descuida la captura de otras especies. Tanto que se sigue pescando 250.000 toneladas de merluza.

Pero la actividad ha virado claramente hacia la Patagonia. “Parte de la flota se ha movido hacia el sur. Ocurre que Mar del Plata es un puerto merlucero. En el mercado, a la merluza congelada le está yendo bien, pero la merluza fresca que se descarga en tierra para ser procesada está trabajando con márgenes muy ajustados. Es verdad que se perdieron plantas por cierre. Quedaron 50.000 toneladas de merluza sin pescar en 2018. Sobran porque no hay barcos para pescarlas. Ahí manda el mercado”, explican.

Hay también algunas curiosidades. Entre las empresas que dominan el mercado del langostino está la argentina Newsan, una compañía dedicada a la fabricación de electrodomésticos, que durante la gestión de Guillermo Moreno en el Secretaría de Comercio y la obligación de exportar para poder importar, se volcó al negocio pesquero.

Van más cifras que refuerzan la idea. En 2018 los puertos patagónicos tuvieron las mejores cifras de desembarco de pesca, con mejoras palpables en Puerto Madryn (17%), Ushuaia (23%) y Caleta Olivia (57%). Todos beneficiados por la abundancia del langostino y un precio internacional que dinamiza la actividad.

Y como el negocio está allí, es allí donde se invierte. En la Feliz remarcan con amargura que en materia de infraestructura portuaria la Nación ha priorizado la mejora del puerto de Comodoro Rivadavia, donde se duplicaron los muelles de amarre. Puerto Madryn cuenta con un muelle adicional y Camarones con otro para provisión de combustible. En Mar del Plata, en cambio, el puerto se tuvo que pagar su propio dragado. “Es un puerto colapsado”, confiesan.

El paso del tiempo también juega su partido. En la subsecretaría son claros al respecto: “Con las lanchas amarillas hay un problema porque muchas son viejas, de la década del ’40, y no tienen un radio de cobertura porque la pesca se ha alejado. Prefectura no los deja alejarse más allá de 30 millas de la costa, pero la realidad es que ahora se pesca en la milla 50”.

De allí que el Gobierno impulsó la renovación de la flota pesquera, imponiendo límites de antigüedad para las embarcaciones e impulsando la actividad de los astilleros locales. Claro está, el éxito del plan dependerá del contexto económico y el acceso al financiamiento.

Si el langostino es a la actividad ictícola lo que la soja al campo, cabe preguntarse por la sustentabilidad del recurso. Su pesca es anual, pero dicen los expertos que es difícil determinar la captura máxima permisible. “El mar es bastante distinto a lo que ocurre en el continente. Es un ecosistema y en la medida en que captura una especie puede afectar el stock de otra especie. No es como en el campo, que si mata 20 vacas no pasa nada”, aseguran. El temor a que los altos precios internacionales impulsen una sobrepesca está latente.

Y queda, para el final, hablar de la porosidad de las fronteras argentinas. La marítima es, a todas luces, la más ardua de custodiar a partir de la falta de equipamiento. “No somos un colador –suelen enfatizar en la subsecretaría de Pesca-. Se trabaja mucho a través del Consejo Federal de Pesca, y junto con Prefectura y la Armada en la milla 200. Se están incorporando ahora nuevas lanchas de patrullaje para cuidar mejor los recursos del mar”.

Lo cierto es que Argentina ha avanzado en la compra de tres buques patrulleros clase Gowind a Francia. Será esta la primera adquisición de barcos de gran tonelaje para la Armada en tres décadas. El esfuerzo vale, pero parece poco frente a lo que hace, por ejemplo, Brasil, que ya botó el primero de cinco submarinos destinados a la custodia de sus recursos marítimos.

laprensa

También te puede interesar

Internacionales

Tratado internacional podría afectar el desarrollo pesquero argentino

single-image

Un nuevo frente de preocupación asoma para la industria pesquera argentina y de la región, esta vez vinculado al nuevo tratado sobre biodiversidad en alta mar que se discute por estos días en Nueva York, Estados Unidos, en el marco de Naciones Unidas.

Desde la Cámara Argentina de Armadores de Buques Pesqueros de Altura, explicaron que en ese foro se está debatiendo un instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre conservación que podría impactar en los intereses del sector.

El presidente de la entidad empresaria, Diego García Luchetti, alertó que sin importar que la actividad pesquera ya está regulada y sometida a una gestión responsable, desarrolla una nueva gobernanza, prevaleciendo la conservación por sobre el uso sostenible de los recursos, según reseñó Pescare.com.ar.

El acuerdo se daría en el marco de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar relativo a la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica marina de las zonas…

Ver más artículos
Pesca Sostenible

Reservas marinas, espacios naturales únicos que benefician a la pesca

single-image

Las reservas marinas pesqueras españolas cumplen 33 años y en ese período se han convertido en espacios únicos para la práctica del buceo, de la fotografía submarina o para disfrutar de su entorno privilegiado. Son un ejemplo de pesca sostenible, debido a la regeneración de especies de interés pesquero y otras, ya que su rica biodiversidad las ha convertido en un destino prioritario para los buceadores.

España cuenta con 11 reservas marinas de interés pesquero, cuyo objetivo principal es la regeneración de las especies, la preservación de la biodiversidad y la explotación sostenible. Ocho de ellas se encuentran en la zona del mediterráneo (Masía Blanca, Islas Columbretes, Isla de Tabarca, Cabo de Palos-Islas Hormigas, Cabo Tiñoso, Cabo de Gata, Isla de Alborán y Levante de Mallorca Cala Rajada) y tres en las Islas Canarias (Isla Graciosa e Islotes del norte de Lanzarote, Isla de la Palma y Punta de la…

Ver más artículos
Pesca Ilegal

Yucatán: Propondrán penas más severas contra la pesca ilegal

single-image

La bancada del Partido Acción Nacional (PAN) en el Congreso de Yucatán, presentará una iniciativa para incrementar las penas por el delito de pesca furtiva, ante el grave problema que aqueja a este sector.

Según Rosa Adriana Díaz Lizama, coordinadora del blanquiazul, este problema genera severas afectaciones a todos los que dependen de la pesca, por lo que afirmó que es necesario que haya sanciones para quien afecte a las especies marinas.

Apuntó que hay algunas capturas de especies o furtivismo que se da porque se consideran penas menores, entonces, “nosotros queremos volverlas penas mayores. Que sea un delito grave, que tengan mayores penas que las que hoy se tienen que son multas y apercibimientos, que ya pueda ser incluso, cárcel”.

Según la legisladora panista, actualmente existe un clamor de todo el sector para endurecer las sanciones para quienes pesquen especies como mero y pulpo fuera de temporada, situación que ha dejado…

Ver más artículos
Chubut

Repunte: pedirán el cambio de carátula a estrago doloso

single-image

Las nubes grises y el viento helado que cruzaba la plazoleta del Monumento al Pescador en el ingreso al Puerto Mar del Plata y hacia tiritar de frío a los manifestantes, impidió que este sábado familiares de las víctimas del hundimiento del pesquero Repunte e integrantes el colectivo “Ningún Hundimiento Más” animaran una nueva movilización al cumplirse 26 meses del naufragio.

Gabriela Sánchez, hermana de Gustavo Sánchez, capitán del pesquero hundido, reiteró que pedirán el cambio de carátula en la causa que tramita la Justicia Federal de Rawson, Chubut, a cargo de Gustavo Lleral, titular del Juzgado Federal 2.

“Queremos que cambie a estrago doloso, como ocurrió en Cromañón, para evitar que desliguen responsabilidades que es lo que imaginamos que intentarán hacer las autoridades de Pesca, el SIMAPE… Nosotros pensamos que fue una sumatoria de causas que permitió que el buque no pierda el permiso, se justifique la inactividad, las malas…

Ver más artículos
Chubut

Contessi prepara al “Padrino” su botadura número 131

single-image

Contessi inició la cuenta regresiva hacia su botadura número 131. En las gradas del astillero ultiman los detalles para el descenso a las aguas del “Padrino”, un buque costero que tendrá como destino el puerto de Rawson y al langostino como especie objetivo.

La ceremonia se realizará el próximo miércoles 28 de agosto, a las 15, según reseñó Pescare.com.ar. En la previa, la flamante embarcación ya fue trasladada desde la nave central hacia el varadero, donde transitará la etapa final de alistamiento.

El “Padrino” es un característico barco costero. Responde al prototipo 40AC, mide 20,95 metros de eslora y 7 de manga moldeada, con un puntal moldeado de 3,18 metros. “Es versátil, apto para realizar pesca de arrastre y media agua”, apuntan los constructores.

La firma responsable es Deseado Fish SA, armadora del buque “Deseado”. Estará preparado para desarrollar una velocidad máxima de 9 nudos a partir de un motor principal Scania DI 16…

Ver más artículos