Nacionales Puerto Mar del Plata

Mar del Plata: pesqueros artesanales se debaten entre el turismo y la extinción

single-image
Las embarcaciones siguen siendo un atractivo para los turistas en el puerto Crédito: Mauro V. Rizzi
Amenazadas por los grandes buques, solo queda poco más de una docena de las clásicas lanchas; sus propietarios buscan darles otros destinos comerciales.
Carlo Greco camina desde la Banquina Chica hasta la playa de estacionamiento, donde marca con contundencia cómo cambió su vida. «¿Que cómo estamos? Mirá, vendí la lancha y me compré este taxi», explica sobre la alternativa que debió buscar ante las dificultades que afrontan las típicas embarcaciones de pesca artesanal del puerto local, conocidas como lanchas amarillas. Donde hace medio siglo la postal turística supo mostrar casi 200, hoy solo sobrevive menos del 10%, con apenas poco más de una docena en actividad. El destino de esas pocas está entre sobrevivir como siempre, lanzando redes al agua; una difícil reconversión hacia el turismo o, como ya ocurrió con la mayoría de ellas, desaparecer.
Origen e historia de la pesca local desde su modalidad casi artesanal, hoy esos cascos se reparten abandonados en cercanías de los muelles, condenados al desguace. En tanto, algunos de los que aún están a flote ya no pueden operar porque sus propietarios vendieron su permiso de pesca que los habilita para capturas irrestrictas a los dueños de los grandes buques de altura.
Mayores restricciones para la navegación, exigencias de seguridad adicionales previas a zarpar, la pesca lejos de la costa y los altos costos en relación con la rentabilidad contribuyeron a lo que se perfila como una inexorable desaparición de la flota, al menos desde su concepto original.
«Hasta inicié las gestiones para convertirla en una embarcación de paseo, para que los turistas naveguen por el puerto como lo hacemos cuando salimos a pescar, pero nunca pudimos avanzar», resume Miguel Ángel Malvica, que tiene a su lancha Las Dos Hermanas amarrada en medio de otras cuatro que están inactivas.
Son embarcaciones confeccionadas en madera y la mayoría con casi o más de medio siglo de antigüedad, casi todas fueron construidas y timoneadas por inmigrantes o descendientes de italianos. Salen a pescar y deben volver en el mismo día, sin alejarse más de 15 millas de la costa, con una tripulación que ronda las cinco a siete personas, las suficientes para operar las máquinas, arrojar y recoger las redes.
Les quedó su identificación porque originalmente lucían un color amarillo intenso. Hoy la pintura mutó a tonos que van hacia el naranja porque les permite ser más visibles en alta mar. También estos barcos salen de a pares para tener asistencia cercana. Es que en ese ámbito son verdaderas cáscaras de nuez y, de tanto en tanto, protagonistas de tragedias.
Luis Ignoto, presidente de la Sociedad de Patrones Pescadores, admite que el destino de esta flota parece no tener mayores alternativas. En este sendero remarca las condiciones que influyeron para que así se haya dado. «Mermó el recurso, el pescado quedó cada vez más lejos y de esta manera es muy difícil que la actividad sea rentable», explica.
Pasiones
Greco, de 55 años y cuarta generación de pescadores, cuenta que hace siete que se desprendió de la titularidad de la lancha Santa María, que hoy luce completa, pero en tierra, justo en la puerta de la Escuela Nacional de Pesca, que está en jurisdicción del puerto local. Otras están desparramadas, casi a modo de descarte, en la plaza seca de la Banquina Chica, el más clásico paseo turístico marplatense. Y otras pocas amarradas, copadas por lobos marinos.
La pasión por la labor pesquera lo puede y por eso Greco también continúa trabajando como patrón en una de las lanchas de la hoy mínima flota artesanal. «Cuando hay buen tiempo, salimos a pescar; cuando no, me subo al taxi», resume. Lamenta que la tradición y, sobre todo, la difícil formación para navegar y pescar en este tipo de embarcaciones, con artes manuales, no tenga seguidores como en otras épocas. «Las lanchas amarillas son la verdadera escuela de pescadores», cuenta. En el puerto afirman que los mejores capitanes de pesca se forjaron a bordo de esos cascos.
La flota, reducida a su mínima expresión, hoy da trabajo a unas 70 u 80 familias. Viven de la pesca de cornalito, caballa, bonito o atún rosado. Admiten que la actividad durante el último año fue buena, no mucho más. En julio empieza la zafra de la corvina, que lleva a muchas de las embarcaciones a hacer base durante buena parte del invierno en la Bahía de Samborombón.
En los últimos tiempos la mayoría de los propietarios aceptó vender porque el cuerpo ya no da, no encontraron herederos que sigan con esta actividad y en ese permiso de pesca hay además una oportunidad económica muy grande. A la que quizás antes no habían apelado porque los dominaba mucho más la pasión.
En 2008, el Concejo Deliberante declaró a las lanchas amarillas «de interés municipal» ante la necesidad de «preservar el patrimonio cultural» que representan, y esa ordenanza ya pedía a las autoridades «preparar y servir el porvenir sin destruir el pasado». De poco sirvió. Fuentes del municipio reconocen preocupación y entienden que se deberían articular ideas y esfuerzos desde lo público y privado para preservar este puñado de embarcaciones. Aun cuando ya no se usen para la pesca.
Avasallados por los buques de mayor porte, que se quedan con la mayoría de las capturas, los propietarios de las lanchas amarillas intentaron en varias oportunidades un proceso de reconversión. Por ejemplo, acceder a créditos blandos para sostener el permiso e invertir en embarcaciones más grandes, que les permitan ir a pescar a mayor distancia de la costa. «Lo intentamos desde 1999, pero nunca se logró por distintas trabas», recuerda Ignoto.
Desde la Sociedad de Patrones Pescadores se buscó además encontrar una opción para que esas embarcaciones menores y ya sin permiso perduren en la Banquina Chica, pero con otro destino. Se las pensó como lanchas de pesca deportiva, también de paseo para turistas y hasta como ambiente gastronómico. Las normas vigentes no les dan esas chances. Otra opción que no se descarta es que se las destine a la capacitación de nuevos pescadores. Por lo pronto unas pocas hacen salidas de pesca. Otras, con cabos fijos al muelle y con fin de vida útil oficializado, transcurren su último descanso en la postal de la que son protagonistas desde hace más de un siglo.
lanacion

También te puede interesar

Puerto Deseado

El barco «Victoria II» finalizó la temporada del langostino y ya se prepara para la merluza

single-image

El barco perteneciente a Pesquera Veraz que arribó ayer domingo al puerto deseadense con 700 cajones de langostino saldrá en los próximos días a la pesca de la merluza hubbsi, según adelantaron a Mar&Pesca fuentes de la compañía.

“La descarga de la merluza se hará por este puerto y según tengo entendido forma parte de un compromiso asumido con Liberman, (Carlos) para reactivar el muelle local”, apuntaron ante la consulta de este portal.

Si bien la última marea del langostino no fue buena, se supo que una gran parte de la flota fresquera ya se encuentra amarrada en los distintos puertos. “Había cinco fresqueros operando al norte y el resto eran todos congeladores, a ellos les conviene más, nosotros estamos limitados en este caso por las horas que hay hasta la zona que son 40”, señaló un marinero al acotar que muchas embarcaciones ya están pescando en el 41º en…

Ver más artículos
Nacionales

Una investigación revela que el calentamiento global podría afectar a la merluza negra en el Canal Beagle

single-image

Así lo revela una investigación de científicos argentinos y españoles. Plantean que por el aumento de la temperatura del mar, podría “recolonizar” el canal el pez sierra, y que esa especie competiría con la merluza negra, uno de los recursos pesqueros de mayor valor económico.

Una investigación de científicos argentinos y españoles reveló que el aumento en la temperatura del mar, asociado al cambio climático, podría perjudicar a la población de la merluza negra, uno de los recursos pesqueros más valorados en el Canal Beagle, así lo indicó el portal GlobalPorts.

El estudio realizado en forma conjunta por especialistas del Centro Austral de Investigaciones Científicas (Cadic, dependiente del Conicet) con sede en Ushuaia, y por investigadores de la Universidad de Barcelona (España) advierte que el calentamiento de las aguas podría atraer al Beagle al llamado “pez sierra”, de mucho menor valor económico que la merluza.

“El calentamiento global podría volver a reunir…

Ver más artículos
Puerto Madryn

Se realizará el I Congreso Nacional de Ingeniería Pesquera

single-image

Por Resolución 198/19 fue aprobada la Declaración de Interés Legislativo del I Congreso Nacional de Ingeniería Pesquera que se realizará el 27, 28 y 29 de noviembre en la Universidad Tecnológica Nacional en Puerto Madryn.

La carrera de Ingeniería Pesquera es una carrera única en el país, dictada exclusivamente en la Universidad Tecnológica Nacional, que tiene como objetivo formar profesionales con capacidades innovadoras y creativas, con una sólida preparación para calcular, diseñar y ejecutar sistemas de ingeniería y proyectos de investigación, para la explotación e industrialización racional del recurso pesquero acuícola.

Además de Puerto Madryn la carrera se dicta en las Facultares Regionales de la UTN de Mar del Plata y Tierra del Fuego, por este motivo se espera una amplia convocatoria al evento por la relevancia de las temáticas a abordar.

La pesca es una actividad de especialización productiva de nuestra provincia y es gran generadora de empleo y de exportaciones….

Ver más artículos
Puerto Mar del Plata

Contessi dio inicio a la construcción del primer buque en el marco del decreto presidencial 145/19

single-image

Se trata del “Niño Jesús de Praga”, un buque fresquero de doble cubierta que comienza a tomar forma con financiación parcial del BICE, así lo indicó Pescare.com.ar

El decreto 145/19, firmado por el presidente Mauricio Macri en febrero pasado tras haberse alcanzado un consenso de base con el sector productivo para encarar la renovación de la flota, está alumbrando los primeros resultados.

En el marco de los lineamientos establecidos por la normativa, el astillero local Federico Contessi inició la construcción del buque fresquero “Niño Jesús de Praga”. La colocación de su quilla se realizó el sábado en la nave central del establecimiento.

Es el primer barco que se comienza a construir en el marco del proceso de renovación de la flota previsto por el Decreto de Necesidad y Urgencia 145/19. Se realiza con financiamiento parcial del BICE y garantía del FOGABA”, informaron desde el astillero.

Ver más artículos
Pesca Sostenible

Todo el atún del Grupo Calvo procederá de una pesca responsable y sostenible para 2025

single-image

El 100% del atún empleado por Calvo para sus productos procederá de una pesca responsable y sostenible en 2025. El Grupo Calvo ha desvelado un ambicioso programa de sostenibilidad en el marco del evento internacional sobre sostenibilidad y empresa, Sustainable Brands Madrid 2019. El consejero delegado del Grupo, Mané Calvo, ha hecho público los compromisos que asume el grupo de alimentación en materia de gestión responsable para los próximos cinco años con el que espera hacer de Grupo Calvo una empresa más sostenible, así lo informó la Revista Europa Azul.

Con esta iniciativa, Calvo define diecisiete objetivos en tres áreas clave para la organización: océanos, medioambiente y personas. Con un horizonte de cumplimiento a 2025, estos objetivos marcarán las directrices del Grupo a la hora de gestionar su negocio de forma responsable, incrementando su eficiencia y minimizando los impactos negativos asociados a su actividad.

Según Mané Calvo, consejero delegado de Grupo…

Ver más artículos