Langostino Merluza

Biólogas aseguran que “se necesita un plan de manejo de merluza”

Las biólogas del Programa de Merluza y Fauna acompañante del INIDEP hablaron con este medio sobre el estado del recurso y el aumento del bycatch en la flota merlucera y langostinera. Medidas de manejo, artes selectivas, mayores controles y cierre del área de veda el 1 de octubre surgen como necesidades inmediatas
Un material exhibido muestra el descarte que se produce en el área de veda de merluza a partir de octubre cuando a pesar de las recomendaciones biológicas, las autoridades pesqueras permiten mantener el esfuerzo pesquero sobre reproductores de esa especie con el objetivo de alargar la temporada de langostino. 
Las investigadoras Gabriela Irusta, Betina Santos y Fernanda Villarino, además de aclarar que la merluza no alcanzó la sustentabilidad, hablaron sobre la necesidad de implantar y controlar el uso de artes selectivas tanto en la flota langostinera como en la merlucera, que desde la puesta en marcha de la cuotificación vienen aumentando el bycatch y los descartes. 
Plantean la imperiosa necesidad de diseñar un plan de manejo para la merluza hubbsi que a la vez forme parte de un plan de manejo de langostino, en el que debiera estar establecido el cierre obligatorio del área de veda el 1 de octubre: “El final de la temporada es desastroso”, afirman. Al igual que el Programa de Langostino del INIDEP, reclaman cobertura de la flota fresquera que opera sobre el langostino en el área de veda.
REVISTA PUERTO: ¿En qué estado se encuentra el recurso?
GABRIELA IRUSTA: Vemos un incremento en la biomasa total y reproductiva, la razón básicamente es una reducción de la mortalidad por pesca generada primero por la cuotificación, que a través de los años generó una concentración de las cuotas y expulsó buques de la pesquería. Por otro lado, el efecto langostino generó un cambio en la operatividad de la flota langostinera en 2010 dentro del Golfo San Jorge que es un área muy sensible, cuando pasaron a operar a partir de mayo en la zona de veda de merluza. Esto podría haber generado un alivio, en parte, sobre el proceso original de reclutamiento de la especie. Aunque la flota langostinera fue incrementando la cantidad de barcos y llegaron a ser 302 en la última temporada. En la zona externa de la veda la presión ha disminuido, eso probablemente haya favorecido que los reproductores no sean tan perjudicados y puedan volver a reproducirse en Isla Escondida, pasaron de 140 barcos que declaraban merluza a 80 barcos entre 2008 y 2017. En los congeladores aumentó la captura, se mantiene constante la declaración porque disminuye en fresqueros y aumenta en congeladores, este es el efecto de la cuotificación.
RP: ¿Cuál es la situación hoy de la merluza en el sector norte?
GI: En el efectivo norte vimos señales de recuperación a partir del año 2011 similar a lo que pasó en el Sur. Hemos visto una mayor presencia de individuos adultos en las últimas campañas entre 2013 y 2016, esto genera en el modelo un aumento en la biomasa reproductiva desde el año 2012 al 2017.
BETINA SANTOS: Cuando Gabriela habla de recuperación se debe tener en cuenta que hablamos de un efectivo muy depreciado.
GS: Sí, el incremento de la biomasa reproductiva fue del 79% pero cuando vemos lo que sucedió entre 1986 y 2012 cayeron tanto la biomasa total como la reproductiva un 88% y a partir de ese año hasta 2017 se produce el aumento por una baja significativa de la presión pesquera. Esto ocurrió por la concentración de la cuotificación y porque tenemos otra clase de regulaciones. Pero a pesar del incremento de la biomasa, continúa muy por debajo de los puntos biológicos de referencia, sigue en una zona de peligro. Ahora, si se mantiene este nivel de esfuerzo más otras medidas que se podrían tomar, se puede pensar en una recuperación a futuro.
RP: En el sector Sur que se llegó a uno de los puntos de referencia objetivo de 600 mil toneladas de biomasa reproductiva. ¿Se puede hablar de un estado de sustentabilidad de la merluza como señalan los funcionarios?
GI: Se llegó al objetivo con uno de los modelos con el otro modelo que utilizamos no, todavía no se puede hablar de sustentabilidad. Para hablar de sustentabilidad tenemos que hacerlo en el largo plazo, además tampoco llegamos a la proporción deseada de grandes reproductores, por lo tanto hasta que no superemos esas barreras y no estemos firmes sobre esos puntos iniciales no podemos hablar de sustentabilidad. Para lograr eso evidentemente hay que tener en cuenta todas las medidas de manejo propuestas, no solo la captura.
BS: Nosotras estamos estimando siempre en el corto y mediano plazo por las características de la pesquería, por los controles que existen y la variabilidad del sistema, por lo tanto no podemos hablar del largo plazo y la sustentabilidad. Nosotros seguimos insistiendo con las medidas que hasta ahora han tenido buenos resultados como mantenimiento del área de veda e insistimos con la necesidad de generar un cambio de mentalidad con la selectividad.
RP: El desplazamiento de la flota al langostino quitó presión sobre la merluza como especie objetivo pero ¿qué efecto generó ese traslado del esfuerzo al área de veda de merluza?
FERNANDA VILLARINO: El efecto es el bycatch. La última estimación fue de alrededor de 40.000 toneladas y fue superior a la de 2017 en un 30%. El impacto sobre la primera fase de la temporada se da sobre los juveniles y después a medida que va avanzando la temporada, la flota se desplaza al norte de la zona de veda, a partir de los meses de septiembre, octubre, el impacto en general se da sobre reproductores de merluza que entran desde aguas profundas para reproducirse en el sector norpatagónico entre los paralelos 43º y 45º, donde está casualmente la veda estacional de reproductores.
RP: El año pasado siguieron pescando dentro del área de veda hasta el 11 de noviembre.
FV: Siguieron pescando y el impacto sobre las tallas mayores fue importante (ver video) y las hembras que constituían las capturas estaban en un 70% en maduración y actividad reproductiva. Es por eso que la calidad de ese bycatch es muy importante. Nosotros recomendamos siempre el cierre a partir del 1 de octubre, nos ahorraríamos el 30% del bycach y siempre lo explicitamos en los informes de evaluación. A partir del año pasado conseguimos que los tangoneros se desplazaran más al Este y no entraran al área de veda estacional pero los reproductores se siguen capturando por fuera de esa área. Ahí el impacto es directo, sobre reproductores y reclutas que todavía no han podido migrar.
RP: Tanto el Proyecto Langostino como ustedes han planteado la falta de observadores en la flota fresquera. ¿Hasta qué punto es necesario contar con esos datos?
FV: La flota fresquera tiene en este momento un 48% de la declaración de langostino y nosotros estamos trabajando con información de observadores de la flota congeladora, es imprescindible que se cubra esa flota. Nosotros asumimos un mismo comportamiento en las dos flotas porque debemos expandir los datos de la flota congeladora al total de la flota que opera en el área de veda pero para mejorar esa información debemos tener cobertura en los fresqueros. La capacidad de captura en cuanto a langostino y tal vez de la merluza también, puede llegar a ser mayor porque no tiene las limitaciones de capacidad de procesado que tiene un tangonero.
GI: La flota fresquera de altura que opera por fuera de la veda también tiene que tener observadores porque los datos se necesitan para la evaluación y para estimar el bycatch. Si bien es observada desde el año 2008, la cobertura es aleatoria, tenemos años buenos y malos, desearíamos que aumente, porque no solo recolectamos datos para merluza sino también, por ejemplo, para abadejo.
RP: El uso de artes selectivas ayuda a disminuir el bycatch. ¿Está vigente la normativa que obliga el uso de artes selectivas?
BS: No está derogada, uno supone que debería estar vigente.
RP: ¿Está vigente y no se cumple?
BS: Hubo algún avance pero la flota no lo tiene incorporado, de la misma forma que mejoran cuestiones para su poder de pesca también debieran hacerlo con la selectividad, evidentemente no está en la cultura. Solo hay casos puntuales en los que las usan.
RP: ¿Hay países en los que la flota usa estos sistemas selectivos, son eficientes?
BS: Hay pesquerías en las que se usan pero sobre todo hay un fuerte control sobre la utilización.
RP: ¿Acá falla el control?
BS: Sí, está faltando, también habría que controlar mejor los desembarques de langostino, habría que evaluar mejor el descarte y ver si hay subdeclaración, todavía la declaración de captura de langostino hay que mejorarla. Si bien están regulados estas artes de pesca el aumento de biomasa de langostino hace que se necesite probar si tienen la eficiencia deseada en el nuevo escenario.
RP: ¿Cómo se soluciona la situación que se da con el L1 que tiene el mismo tamaño que una merluza juvenil, siendo que se pesca en la veda?
BS: Se necesitará de una conjunción de sugerencias que involucren decisiones de manejo, el Disela tenía ese problema sobre la retención de un porcentaje de esos individuos L1, por eso es necesario probar y consensuar.
FS: La merluza que está accesible a la pesca es capturada en mayor cantidad, por eso tenemos relaciones de merluza-langostino muy importantes, terminamos la temporada pasada con rendimientos de merluza de 500 kilos hora y alrededor de 1500 kilos de langostino. El final de la temporada es desastroso, los barcos aumentan el tiempo de arrastre y también puede aumentar el descarte si no encuentran las tallas que quieren de langostino; y eso hace que las mareas se alarguen, hay que regular el esfuerzo al final de la temporada porque eso lleva a la reducción del bycatch.
BS: Hace dos años decíamos que hace tanto tiempo que se estudia la merluza que ya se sabe que va a ocurrir en una determinada época, en lugar de estar esperando a ver como fue el bycatch en la última semana de septiembre para ver si se cierra, se podría generar una medida de manejo anticipadamente porque ya se sabe lo que va a suceder.
RP: El descarte en la flota langostinera fresquera y congeladora es muy alto en determinados momentos de la temporada, ¿cómo es el descarte en la flota merlucera?
GI: Es más importante que en la flota tangonera en peso, está en los informes, hay estimaciones de bycatch de 40.000 y 70.000 en la flota externa.
BS: Ha ido aumentando, seleccionan los más grandes y eso disminuiría si hubiera una mejor selectividad.
GI: Mejorar la selectividad es ganancia para todos en el futuro a corto plazo, porque la merluza hubbsi, a diferencia de otras especies como las australes, tiene una edad de primera madurez de 2,6 años, es fecunda y gracias a eso, yo estimo que si se ponen medidas de selectividad y se regula el esfuerzo, rápidamente podría ir recuperándose. Pero para eso hay que hacer un plan de manejo. Se requiere un gran plan de manejo que debe incluir al langostino y la merluza, que contemple la presión pesquera, debe preverse qué pasaría si parte de esa flota langostinera, por una caída del recurso, vuelve a la pesquería de merluza.
RP: ¿Si esa flota se vuelca a la merluza, el recurso puede resistirlo?
GI: Lo puede resistir como le ha pasado, pero no la vamos a ver ir recuperándose, que es lo que estamos viendo en los últimos años, vamos a ir para atrás.
RP: Hubo una reunión de la FAO sobre manejo ecosistémico y desde hace años todos los funcionarios que han pasado hablan de él pero ninguno toma medidas para llevarlo a cabo. ¿Qué se necesita?
GI: Falta recorrer un largo camino para llegar a un enfoque ecosistémico, en principio tenemos que tener planes de manejo que incorporen esta visión en las distintas pesquerías que a su vez interaccionan. Hay que tener un plan de manejo para langostino que contemple el enfoque ecositémico y un plan de manejo de merluza que está en relación con el langostino; y así en distintas áreas. Acá no es necesario tener solo conciencia de lo que pasa entre la merluza y el langostino sino todo lo que pasa alrededor, la fauna acompañante, los fondos de pesca, el descarte; por eso se deben realizar planes con ese enfoque para lograr no solo la sustentabilidad de un recurso sino de toda un área.
BS: Como idea lo que plantearon es bastante viejo, el tema es incorporarlo en la práctica. Para nosotros es algo que tiene que moverse mucho todavía, si estamos hablando de que algunas medidas que son básicas para una especie cuestan tanto…

revistapuerto

También te puede interesar

Puerto Madryn

COVID-19: buque pesquero «Mar de Oro» tiene marineros con síntomas

single-image

El pesquero «Mar de Oro» aguarda en la rada de Puerto Madryn, que se realicen los hisopados correspondiente a coronavirus, ya que un alto porcentaje de la tripulación tiene síntomas compatible con COVID19.

Gustavo Troncoso, marinero del «Mar de Oro» informó que «unos 16 o 17 » tripulantes presentan diferentes síntomas, que obligaron a regresar de zona de pesca de langostino a poco de realizar el primer lance.

«A bordo somos 20 tripulantes con síntomas de Covid19. Ayer salimos de zona de pesca y el jefe de máquinas no daba más y volvimos. Tenemos todos los síntomas: vómitos, dolor de cabeza», aseguró Troncoso.

«El jefe de maquinas empezó con todos los síntomas y después 6 o 7 marineros, así volvimos», dijo Troncos quien luego agregó que el buque ingreso a la rada durante las ultimas horas del martes.

Nacionales

Liberman sobre la temporada de langostino: «No hay una fecha definida para el cierre»

single-image

El subsecretario de Pesca de la Nación Carlos Liberman, en diálogo con Mar&Pesca desmintió las versiones que daban por hecho el cierre de la temporada de langostino en aguas nacionales para el 1 de octubre.

“No hay una fecha definida para el cierre, no tengo en mi agenda un día que diga fin de la pesca, porque además hay prospecciones que están arrancando, y varias zonas abiertas, incluso está la apertura parcial de la Subárea 4, definida entre los paralelos 42° a 42° 30’ que quedó abierta la semana pasada y que la flota no pudo ir a pescar por el mal tiempo”, señaló el funcionario nacional.

Esquema

En ese contexto el subsecretario de Pesca de la Nación recalcó que se trabaja en un esquema dinámico de aperturas y cierres y con un monitoreo permanente de las…

Ver más artículos
Puerto Madryn

45 tripulantes del buque pesquero «Verdel» dieron positivo para coronavirus

single-image

En la madrugada del viernes pasado, el buque pesquero “Verdel”, de la empresa Iberconsa, llegó al puerto de Madryn desde Mar del Plata. Parte de la tripulación manifestó tener síntomas compatibles con el coronavirus.

Por ese motivo, el barco fondeó en zona de rada y se hisopó -en principio- a 6 tripulantes. Cinco de ellos dieron positivo, pero en ese momento aseguraban que eran cerca de 40 los que tenían síntomas.

Finalmente, este lunes se confirmó que al menos 45 de los marineros del «Verdel» que se encuentran aislados en un hotel de Puerto Madryn dieron positivo por coronavirus. Y otros 11, que se encuentran en alta mar, también habrían contraído el virus.

Ver más artículos
Pesca Sostenible

La ONU afirma que la pesca sostenible ayuda a mantener la biodiversidad

single-image

Pesca sostenible: El informe Perspectiva Mundial sobre la Diversidad Biológica 5 de la ONU recoge el progreso hacia las Metas Aichi para la Diversidad Biológica (2010-2020) y describe siete transiciones necesarias para alcanzar los objetivos 2030 y la visión acordada para 2050: «Vivir en armonía con la naturaleza».

El informe dice que donde se han introducido buenas políticas de gestión pesquera, que incluyen evaluaciones de poblaciones, límites de captura y control del cumplimiento, la abundancia de poblaciones de especies marinas se ha mantenido o recuperado.

También señala que la pesca sostenible depende de ecosistemas oceánicos saludables, destacando el crecimiento de las pesquerías certificadas según el estándar mundialmente reconocido de Marine Stewardship Council (MSC) para la pesca sostenible como progreso hacia el logro de las Metas Aichi y el Objetivo de Desarrollo Sostenible 14 de la ONU, «Vida submarina».

Internacionales

Más de 250 ballenas quedaron varadas al sur de Australia

single-image

Más de 250 ballenas están varadas en una remota bahía de la isla de Tasmania, en el sur de Australia y hasta el momento al menos 25 ya murieron. Rescatistas ultiman los detalles de un plan para tratar de salvarlas.

El ministerio de Medioambiente del Estado de Tasmania indicó que los cetáceos quedaron bloqueados en un banco de arena en Macquarie Harbour. Se trata de una bahía cerrada en la costa oeste de la isla, a la cual se ingresa por un estrecho pasaje.

Nic Deka, a cargo de la operación de rescate, indicó que dos grandes grupos de estos mamíferos quedaron varados en los bancos de arena, separados por unos cien metros de distancia, en el interior de la bahía. «Están en el agua, pero es muy difícil ver cuántos de estos cetáceos están muertos o en qué estado se encuentran», declaró a la…

Ver más artículos